La cuarentena en la Provincia de Buenos Aires: crecen las restricciones y cada vez menos municipios están en “fase 5”

La nueva normalidad en la Provincia está cada vez más restringida. Los bonaerenses que podían complacerse con algún encuentro familiar reducido o con una práctica deportiva grupal, aunque protocolizada, son cada vez menos. De acuerdo con el último mapa epidemiológico que difundió el gobierno, sólo quedan 18 municipios del interior en fase 5 de “distanciamiento social”, la modalidad más flexible de la cuarentena por coronavirus.

La semana pasada había 25 distritos en esa lista y cuando comenzó el plan de aperturas paulatinas de actividades, en la primera semana de julio, había 72 jurisdicciones –todas extendidas en la enorme pampa bonaerense, la costa y la zona serrana- que disfrutaban las recientes habilitaciones y miraban números estáticos de contagios o víctimas.

Pero eso comenzó a variar sobre todo a partir de los primeros días de agosto. Y mientras en la Ciudad pedían reabrir y permitir más sectores económicos, la provincia ajustaba sus permisos y definía el retorno al confinamiento en ciudades y localidades del interior. Pequeñas y grandes, como Tandil o Mar del Plata.

En el reporte que difundió la Jefatura de Gabinete de Axel Kicillof, quedaron en etapa de “distanciamiento social” apenas estas comunas: Adolfo Alsina, González Chavez, Coronel Dorrego, Coronel Suárez, Daireaux, Lamadrid, Monte Hermoso, Puán y Saavedra, en el sur y sureste bonaerense. Además, Florentino Ameghino, General Villegas, General Pinto, Lincoln y Tapalqué, en el centro, centro-oeste del territorio. Y General Guido, Tordillo y Tres Lomas desparramados en el mapa.

La tabla se completa con 73 intendencias que atraviesan la fase 4 y 44 que están en la restringida fase 3. En este último renglón la mayoría pertenece al Gran Buenos Aires, aunque esta semana se incorporaron a esa geografía ciudades como Colón, Laprida, 9 de julio y 25 de Mayo, que “cayeron” al confinamiento extremo por la aparición de focos recientes.

La progresión de casos en el interior mantiene una curva creciente que se empezó a empinar en agosto. En la primera semana de ese mes, la incidencia de los pueblos y ciudades alejadas del AMBA sobre el total de casos estaba en el 7%. Ya en los últimos siete días del mes pasado representaba el 13% y ahora los contagios que se reportan desde el corazón del mapa alcanzan al 17%.

La Provincia ya presentó más de 335 mil casos y supera las 6.800 víctimas de la peste que provoca el coronavirus. El viernes pasado, cuando hubo poco más de 5.700 positivos en la jurisdicción, casi 900 tenían residencia en pueblos o localidades alejadas del AMBA.

La presentación del nuevo diagrama que regirá por lo menos hasta el lunes 21 incluyó un apercibimiento del jefe de Gabinete, Carlos Bianco, para algunos intendentes (todos de la oposición). Apuntó contra el jefe comunal de Tandil, Miguel Lunghi (JxC) quien hace unos días decidió cambiar el esquema de fases por un operativo de control municipal diferenciado. “Le pedimos al intendente que respete las normas y deje de ser creativo, porque así perdemos todos”, acusó Bianco.

Y mostró que en esa ciudad se duplicaron los casos en siete días. También cuestionó la apertura de un autocine en La Plata. Dijo que esa actividad “no fue solicitada” a Nación y su colega de Salud, Daniel Gollán, reiteró que quienes asisten a un espectáculo en un auto “seguro que si no son convivientes terminan contagiados”.

Gollán y Bianco no aludieron a la falta de controles y la circulación masiva que se registró este fin de semana en los centros comerciales y paseos públicos del Conurbano. Allí no están habilitadas las salidas y las restricciones son más severas. Pero los ciudadanos ya no cumplen los protocolos o prohibiciones.

Después de ese informe, el intendente de La Plata, Julio Garro (JxC) difundió una estadística que marca a la capital bonaerense como la segunda ciudad con menor índice de contagios cada 100.000 habitantes de todo el AMBA. Cuenta con 1.677 casos, y sólo tiene debajo con mejor perfomance a Pilar, que presenta 1.592 positivos cada 100 mil habitantes.

En la cima de esa tabla está Avellaneda, con 3.662, y Quilmes, con 3.357 contagios cada 100 mil personas radicadas en esos distritos. Están ubicadas en el primer y segundo cordón que rodea a la Capital Federal. En las resoluciones y decretos atraviesan la fase 3 más estricta y nunca salieron de esa categoría.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.